Todo sobre lo que fue el ciclo de clases con Falabella en Chile!

Durante estas últimas 3 semanas realicé un ciclo inédito de clases junto a Falabella en Chile y no puedo dejar de contarles lo que fue para mí esta espectacular experiencia!

Todo empezó por ahí por Octubre del año pasado, cuando recibí un llamado de Falabella para que hiciéramos algo juntos, lo que llamó completamente mi atención y mi curiosidad. En la primera reunión que tuvimos con Carola, Mario y Maria Paz me comentaron que les gustaría hacer un ciclo de clases en sus tiendas y fueron completamente abiertos y receptivos a mis propuestas y requerimientos para que pudiéramos hacer algo novedoso y positivo.

A medida que fueron pasando los meses, fuimos trabajando juntos en cómo hacer este ciclo de clases, interviniendo algunas de sus tiendas para invitar a sus clientes a 3 horas de bordado intenso y personalizado, con todos los materiales incluídos y con una ambientación preciosa para generar un espacio de aprendizaje, creatividad y diversión inédito en las tiendas de Falabella.

El resultado de todo este trabajo en equipo se hizo realidad en estas semanas de marzo recién pasado, donde estuve en cuatro tiendas de Santiago y en dos tiendas de regiones, que esta vez fueron Concepción y La Serena, haciendo un total de 12 clases!

Para mí, fueron unas clases memorables y una experiencia fantástica. Intervenir las tiendas con mis clases fue algo maravilloso y nunca olvidaré en la primera clase que hicimos cuando escuché a una niñita que iba pasando con su mamá decir “Mamá, podemos ir a bordar una polera blanca a la casa?”. Ahí entendí todo. Que no sólo la experiencia de la clase estaba siendo positiva para la gente que estaba participando del taller, si no que también estaban sucediendo cosas en el entorno. Que la gente que trabajaba en la tienda estaba contenta de ver este tipo de intervencion diferente en su espacio de trabajo, pero sobretodo que la gente que iba pasando se sorprendía de encontrarse con un taller de bordado en desarrollo. Muchísima gente pasaba y se quedaba sorprendida de ver la intervención y se quedaban escuchando, mirando, preguntando cosas a quienes estaban participando de la clase a mis ayudantes y a mí. Se generó una atmósfera única donde todos comentaban algo, un recuerdo de la infancia de esa vez que veían bordar a sus abuelas o de esos puntos que alguien les enseñó en el colegio. Sentí que la creatividad se iba contagiando para todos los que pasaban por ahí. Incluso en La Serena, se me acercó un caballero después de que estuvo varios minutos mirando y me quiso felicitar por los bordados que estaban haciendo las alumnas y me dijo “se nota que estos bordados tienen alma y eso es lo más valioso”. Yo creí que mi corazón iba a explotar de emoción en ese momento.

Sentí que la gente que pudo participar del taller, que eran poquitas personas por sesión ya que no podíamos hacer un taller masivo dentro de la tienda, estaban disfrutando y aprendiendo y se iban felices, también sentí a toda la gente al rededor disfrutar de lo que estaba pasando. Muchos se sorprendían de ver en la mesa a mujeres distintas de todas las edades sin conocerse entre sí, bordando libremente con muchísimo colorido, compartiendo una mesa de materiales donde cada una fluía con su propia creación.

Me emocionó y sorprendió profundamente escuchar a tanta gente interesada en participar y recibir tantos comentarios y mensajes (muchísimos que ni si quiera alcancé a contestar!) de gente que se quería inscribir para aprender y participar, o que preguntaban si íbamos a ir a hacer clases a su ciudad!

Estoy muy feliz de haber tenido la oportunidad de hacer este ciclo con Falabella, de saber que ellos desde un principio tuvieron la mejor disposición para poder hacer algo lindo abriendo sus espacios para esto que era inédito y que de verdad querían generar una experiencia positiva y novedosa para sus clientes. Para mí, como artista, intervenir un espacio como el retail con mis clases fue una instancia totalmente interesante, llevando un poco de magia hecha a mano a un lugar que está destinado a un fin completamente distinto, eso fue increíble. Tener una mesa linda para recibir a gente que no se conocía y donde finalmente compartieron, rieron, crearon y hasta olvidaron que estaban dentro de una tienda para luego llevarse su kit de materiales a sus casas y seguir aplicando lo aprendido en la clase, es sencillamente invaluable.

Sé que mucha gente quedó fuera o que algunas incluso se enojaron por no poder participar. Pero hasta eso me hizo feliz por el hecho de saber que había tanto interés por una actividad así! Eran poquitos cupos y las fechas parecieran no haber sido suficientes, pero a pesar de eso siento que todo fue perfecto y que fue un gran resultado que pone en evidencia la importancia de seguir generando este tipo de actividades y espacios donde sea. De darle la oportunidad a la gente de aprender y a otras de enseñar, de compartir y crear. Sé que esto es sólo un punto de partida, sé que queda mucho por mejorar, por pulir y por abarcar para un proyecto de esta índole y de estas características, pero también sé que hay un gran grupo de seres humanos queriendo hacer cosas positivas por reinventar los espacios, haciendo su trabajo lo mejor posible y con la mejor intención por generar cosas buenas para la comunidad y eso de verdad me pone muy contenta.

Estoy feliz y agradecida de todo lo que ocurrió, de haber podido compartir mi perspectiva del bordado con tanta gente y haber tenido esta oportunidad de poder contagiar lo rico, entretenido y gratificante que es bordar libremente a muchísimas más personas de las que yo podría haber imaginado. Sé que en Falabella decidieron arriesgarse con mi propuesta en este proyecto sin precedentes y sólo tengo las mejores palabras para describir a todo el equipo con quien tuve el gusto de trabajar haciendo este ciclo y eso me llena de orgullo. Conmigo siempre fueron respetuosos, entusiastas y abiertos desde el primer momento, se preocuparon de todos los detalles para poder hacer algo lindo, de que no faltaran materiales y además no dudaron en ningún minuto de poder llevar las clases a regiones (que esta ves fueron Concepción y La Serena). Compartí durante todas las clases con Vicky, quien me acompañó siempre, me apoyó en todo lo que necesitábamos para que la clase resultára impecable y que además se interesó en mi clase y aprendió a bordar, haciendo unas cosas maravillosas. Su interés en mis clases me hizo sentir que el interés de la empresa por este proyecto en el que estábamos trabajando era realmente genuino para poder llevar y acercar una experiencia positiva a la gente. (Gracias de todo corazón Vicky por trabajar conmigo durante este ciclo con toda tu buena onda, buena disposición y profesionalismo y preocuparte de que todo saliera lo mejor mejor posible, eres una seca! Y ahora además bordas maravilloso!) Estoy muy agradecida y orgullosa de todo lo que hicimos con Falabella y de conocer a gente tan linda que trabaja en las tiendas que recibieron los talleres tan cariñosamente, con tanto entusiasmo, interés y buena disposición. Gran calidad humana en cada rincón. Gracias de verdad!!!

Otro gran gracias a mis ayudantes, Fran, Jo y Jose por asistir una vez más mis clases con toda su buena energía y sus conocimientos, y el tremendo apoyo que siempre me dan para que las alumnas puedan tener la mejor experiencia posible. Poder trabajar con mis amigas es además una suerte tremenda y me siento muy afortunada de poder contar con ustedes.

GRACIAS a todas las personas que participaron con tan buena disposición, a tantas personas que se inscribieron, a tanta gente que dejo comentarios y mensajes lindos demostrando su interés en mis clases y en este proyecto. Eso sin duda me motiva a seguir trabajando, mejorando y compartiendo lo que más me gusta, que al final se trata de que todos nos podamos empoderar creativamente, que podamos creer en nuestras capacidades y atesorar nuestros lenguajes personales con el bordado como herramienta de expresión creativa y que podamos jugar en un terreno de exploración que resulta ser tan gratificante para el alma. Me encanta saber que cada día mis clases pueden llegar a nuevos rincones así que gracias por hacerme saber y sentir esas ganas!

Aquí les dejo algunas fotos que alcancé a sacar!

Si participaron de algunos de estos talleres acuérdense de mandarme su foto al mail contacto@cosiobordaotejio.com !!!

 

Category:Bordao, color

Me encanta todo lo cosido, bordado y tejido. Bordo mucho y me gusta compartir y enseñar mi manera de entender el bordado como una herramienta de expresión creativa. Soy artista y me interesa el desarrollo de la creatividad tanto en mi como en los que me rodean. También pinto murales de gran formato en ESTANPINTANDO

2 Comments

  1. Gracias a ti Trini y a Falabella por la maravillosa clase! Desde que fui, no he parado de bordar, ya llevo 4 prendas intervenidas.

    @p_sotomayor

    • wow que emocion!!!! muchísimas gracias por ir a mi clase y por pasar por aqui para contarme!!! espero tus fotos y que sigas bordando muchísimo mas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *