Tiempos personales y maternidad

En esta etapa de mi vida, por sobre todas las cosas, soy mamá. Muchas veces tengo que parar cualquier cosa que estoy haciendo por una necesidad de mis niños, desde ir al baño a una reunión de trabajo. Intentaba combinar tantas cosas, un poco pulpo, un poco persona, que muchas veces terminaba rabiando. Pero decidí hacer un par de cosas al respecto, para estar más tranquila, tener una vida más armónica y más feliz. 

Decídi que mientras mis niños estuvieran en el colegio claramente tenía que aprovechar el tiempo y debía empezar por mí. Entonces, mi primer acto en la mañana, después de dejarlos en sus salas de clases (o despedirlos en la puerta cuando los lleva el papá), es salir a trotar, respirar, mirar los cerros y llenarme de energía. Después preparo mi desayuno, siempre lo hago yo: un jugo verde y algo para llevarme si voy a salir.

Cuando estoy trabajando estoy en eso; enfocada, disfrutando y compartiendo con la gente que trabaja conmigo, agradeciendo las compañeras que tengo en La Prensa, tratando de rendir al máximo, aunque sea poco tiempo. Muchas veces se trabajan muchas horas, pero también se saca mucho la vuelta. Mejor optimizar. Mi trabajo me lo permite.

Casi siempre llego a mi casa a la hora de almuerzo y estoy en la tarde con mis niños. Mientras ellos juegan, yo bordo. Imposible trabajar en el computador o estar pegada al celular porque se ponen insoportables, pero cuando yo estoy haciendo algo manual se tranquilizan más y entran en su propios ritmos de juego. La otra opción es que ellos me pidan hacer cosas como dibujar, pintar con tinta china, incluso bordar, mientras pongo algo de música para que sea más agradable.

1ce5d362-335a-4e83-aa8d-8c63f0fc0fbe

Si me toca llevarlos a la plaza porque están con mucha energía acumulada, aprovecho de llevar un libro, un bordado o un tejido y así aprovechar las bondades de la maternidad.

Mientras están en la tina (siempre un baño bien largo jajajajaja) también estoy haciendo algo, aprovechando sus juegos, aunque siempre terminan con el baño inundado.

Si Nicolás llega temprano a la casa aprovecho para preparar alguna receta, deshidratar o ir a darme una vuelta. Los martes sagradamente me junto con mis amigas del club de bordado a conversar y seguir bordando… Muchas veces estamos aburridas, viendo el teléfono mientras ellos arman y desarman juegos, en vez de ocupar ese tiempo y de paso generar intereses y conexiones en esas cabecitas chicas, que seguro serán un aporte para su futuro. Si uno se esfuerza y organiza un poco, puede también adaptar las cosas para tener tiempos personales, sobre todo cuando se tiene niños y se pasa mucho tiempo con ellos. 

Tienes alguna manera de organizarte para tener más tiempo personal? Cuéntanos en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *