El bordado traspasa generaciones

Por Jimena Zapata

Ya les he contado en otros posts que mi amor por el bordado – y en general por la cosas manuales- partió hace muuuchos años cuando me juntaba con mi mamá y mi abuela a hacer manualidades. No tengo noción de cuando partí, pero sé que lo hago de muy chica.

Viéndolo en perspectiva siento que es algo muy lindo, y que tuve mucha suerte, de que algo tan noble se traspasara de generación en generación.  Fue una actividad que nos unió mucho tiempo, era nuestro punto de encuentro, de compartir, de reírnos, de aprender y de estar juntas pasando un buen momento. Tengo algunos bordados o puntos de cruz de esa época y me da mucha nostalgia verlos.

Foto: Jimena Zapata

Ahora, y sin hacerlo con querer, compartimos las mismas instancias con mi mamá y mi hija. Sin darme cuenta, a veces estamos las tres bordando, decorando galletas, haciendo recuerdos para algún evento o simplemente compartiendo un momento en que las tres hacemos algo manual. Me gusta mucho, siento que al tener este tipo de hobby uno además de distraerse y pasarlo bien, aprende a concentrarte, a perseverar, a tolerar la frustración y muchos otros beneficios.

Foto: Jimena Zapata Mi bordado y los animales que borda mi hija

Nose si tengo la suerte que a mi hija le guste o como nació viendo este no tiene opción jaja (desde que estaba en la guata yo hacía cosas para ella y su pieza) pero lo rico es que lo disfrutamos y a ella le encanta. Muchas amigas me dicen cómo puedo hacer tantas cosas si tengo dos hijos chicos (la Elisa de casi 3 años y el Emilio de 4 meses) pero es mi manera de pasarlo bien con ella, de incluirla en mi hobby y de dejarla hacer, deshacer, mancharse y equivocarse.

Foto: Jimena Zapata

Me gusta esto del traspaso de generaciones, de dejar un legado, de que lo que uno hace siga como un sello en la familia. En el caso de mi marido es la vela, lo hacía con su papá y ahora lo único que quiere que los niños sean grandes y salir a navegar con ellos. Tal vez les gusta, tal vez no, porque creo que es importante respetar los gustos y no imponer las cosas, pero es rico intentarlo y tener la ilusión. Así que mientras la Elisa lo disfrute, seguiremos bordando, cosiendo y haciendo cosas juntas 🙂

Foto: Jimena Zapata

 

Category:Bordao, color, Cosío, Uncategorized

Me encantan las manualidades, los proyectos DIY, las celebraciones, las mesas bonitas y los brunch. Colecciono washi tapes, honeycomb balls, papeles, stickers, hilos y todo lo que sea lindo y tenga colores. Soy viñamarina, ingeniero comercial y periodista, mamá de la Elisa y el Emilio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *