Crochet tapestry: dibujar en el tejido

por Javiera Hernández de La Tejería 

El Crochet Tapestry o Jaquard es una muestra más de la versatilidad y amabilidad del crochet. Ese pequeño utensilio con un garfio en su cabeza llamado ganchillo no sólo permite tejer ropa o mantas, si no también objetos de decoración, accesorios y muñecos (amigurumis), e incluso dibujar figuras, manchas y formas mientras se van tejiendo punto por punto en cada corrida.

Trabajar con crochet tapestry consiste en usar varios hilos a la vez, de diferentes colores, para generar algo así como un patrón ilustrado, pero en vez de una tela, en este caso se diseña la superficie de un tejido.

Para que los dibujos queden lo más pulcros y exactos posibles, esta técnica se teje sobre todo con uno de los puntos más básicos del crochet: el punto bajo o medio punto, ya que al ser el punto con menos altura, también es el que deja menos espacio calado entre un punto y otro. Ahora, hay que tener en cuenta que cada punto que se teje es como un pixel del dibujo que estamos diseñando. Por eso, el efecto que resulta es algo similar al bordado en punto cruz, ya que los pixeles son bastante grandes.

Uno de los diseños más fáciles para comenzar experimentando con esta técnica es el dibujo de triángulos, mezclando dos colores diferentes. Lo importante es tener claro un patrón antes de comenzar y aquí es donde hay que ser bien mateo: la cantidad de puntos por fila debe ser divisible por números exactos, para que así queden triángulos del mismo tamaño de un color y de otro.

Por ejemplo: 40 puntos por corrida, que dividiremos en 8×5. Es decir, cada fila contendrá 8 triángulos que tendrán como ancho máximo 5 puntos.

Suena enredado, pero es pura planificación antes de comenzar a tejer y se puede hacer con un cuaderno cuadriculado, pintando los cuadraditos de cada color.

Esquema de Molla Mills

 

Una de las reinas del crochet tapestry es la finlandesa Molla Mills, quien se ha transformado en un referente del diseño de patrones, los que comparte a través de sus famosos libros como “Crochet Moderno”, “Virkkuri” y “Crochetterie” para que cualquiera pueda tejerlos. Lo que más nos gusta es que sus instrucciones son paso a paso en palabras y acompañadas de fotos, mucho más amables que esos complejos esquemas que tenían las revistas antiguas de tejido. El primero se puede encontrar en Chile en la librería Contrapunto o en Revés Derecho.

Esta mujer, una de nuestras tantas ídolas que ya les iremos recomendando, se ha encargado de darle una renovación a la técnica del ganchillo con diseños claramente influenciados por su ascendencia nórdica, llenos de triángulos, rombos y líneas, pero también de animal print y frutas.

Como inspiración, también se pueden mirar los complejos diseños de los bolsos wayúu, típicos de Colombia.

Fotos Pinterest

En fin, los resultados son sorprendentes y es una de las técnicas que más orgullo nos ha traído al menos, a mi mamá y a mí, porque ver un tejido dibujado al final es muy satisfactorio.

Para iniciarse en el crochet tapestry, a través de La Tejería hacemos un taller inicial donde se aprende crochet básico, luego a tejer de forma circular, y finalmente se confecciona un canasto con triángulos y rombos.

Desde julio, además, estrenaremos una versión avanzada de esta técnica, donde cada alumna podrá diseñar un patrón tejido a su gusto, con nuestra ayuda.

Próxima fecha: 11 de julio en Providencia y 12 de agosto en Las Condes. Pueden obtener más información escribiendo un mail a tejeria.la@gmail.com

Category:Tejío

Me encanta todo lo cosido, bordado y tejido. Bordo mucho y me gusta compartir y enseñar mi manera de entender el bordado como una herramienta de expresión creativa. Soy artista y me interesa el desarrollo de la creatividad tanto en mi como en los que me rodean. También pinto murales de gran formato en ESTANPINTANDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *