CRAFT TOUR: Angelmó, Puerto Montt, CL.

Hace una semana estuve paseando por Puerto Varas y la región de Los Lagos. Desde la gira de estudios –10 años atrás, cómo pasa el tiempo por dios!– que no volvía a dar una vuelta por el sur y sus hermosos detalles entre flores increíbles como Azucenas, Dahlias y Flores de Topinambur (que crecen como malezas y están en cada rinconcito de los pueblos/caminos, aprovecho de agradecer a la Romi de Azahar Flores por decirme cómo se llamaban esas hermosuras!), sus lugares secretos para tomar once y el amplio catálogo de artesanía “Cosía, Bordá y Tejía”.

Bajo esa premisa, no pude evitar seguir el consejo de la Trini de pasar por Angelmó, en Puerto Montt.

Flores de Topinambur, Detalle de Dahlia y Azucenas. 

Casita a orillas del lago Llanquihue y Casa de Té Lavanda.

Contiguo a la caleta, la feria artesanal es un must para todos los amantes de lo manufacturado, la lana y todos quienes esperan el invierno para taparse en capas y capas de chalecos, abrigos y bufandas.

Llama la atención la cantidad de locales, pero sobretodo su variedad de productos: cestería, quesos, ajos y papas chilotas, telares, ropa tejida a mano, entre otros, que combinada con el ajetreo propio de la caleta y el mercado transforman este lugar en un combinación perfecta entre paz de un lindo paisaje y ruidos/colores de la vida cotidiana del sector.

Otro detalle de todos los puestitos, es el concepto de “tradición” que reside en Angelmó. Ya sea comercializando la materia prima –principalmente lana, que abunda en todos sus colores y formatos por los locales comerciales– o fabricando artesanía, el concepto de tradición familiar y lo hereditario detrás de las técnicas manuales es algo que se respira constantemente en el ambiente.

Amor eterno a esta lana natural teñida en degradé.

Este fue el primer local al que entré a copuchentear lanas. Lo primero en que me fijé fueron sus colores y diferencias de textura y densidad: aquella más lisa es importada de Ecuador y Perú, mientras que la que tiene más textura y densidad es producida en la zona. La señora que las vendía me contaba que la que está producida en el sur es natural y mucho más pesada que aquella que se importa, pues no se extrae la totalidad del aceite animal al esquirlar a la oveja.

Lana importada de Ecuador y Perú, teñida con tintes artificiales.

Lana natural de oveja.

La lana en estos locales se vende por gramos, por ende, 100 gramos de la lana importada es mucho más volumen que la natural de oveja producida en el sur, debido al aceite. También huele más “natural” por decirlo así jajaja (literalmente a oveja, hay algunas que vienen hasta con pedacitos de pasto seco) y en estos casos, al momento de comprar es sólo cuestión de gusto.

Encargo de lana para la Trini.

Este local llamó mi atención por una manta hermosa que vi apenas entré a la feria –que obvio que tenía flores. Costaba $40.000 y estaba 100% hecha a mano, con un tremendo gusto que destacaba por sobre todas las mantas de Angelmó, ya que mezclaba la tradición con un modo de trabajar más contemporáneo (en cuanto a colores, y formas).

Esta es la manta hermosa <3.

Cuando le pregunté por ella a la dueña del local, me comentó que muchos artesanos que trabajan la lana sufren de tendinitis a muy temprana edad. De hecho, la artesana de la manta maravillosa ya no podía producir este tipo de trabajos tan complejos por un problema a sus manos, y no supera los 45 años de edad.

Una realidad poco conocida lamentablemente, pues hay gente que no pagaría lo que realmente valen ese tipo de objetos. En ese local compramos mucha mucha lana para la Trini y una bufanda fucsia para mí, aquí la prueba de las adquisiciones.

Aprovecho de agradecer a mi pololo por el apañe infinito para llevar y elegir las lanas!

Luego llegamos a Rincón de Angel, atendido por un señor muy amoroso que me mostró la diferencia entre lanas (color y olor jeje), y cómo se fabricaba el ovillo. Además, me contaba que se preocupaba de la producción local para apoyar el trabajo de hilanderías y fabricantes de botones y otros objetos de madera –principalmente de Alerce– de la Isla Maillen y la zona. Aquí un dato muy importante: hacen envíos a todo el país!

Rincón de Angel. Procedimiento para hacer el ovillo.

Así termina un Craft Tour con olorcito a leña y chalecos abrigados! Ustedes han visitado otros lugares del país que destaquen por su artesanía cosía, bordá y tejía? Aceptamos recomendaciones para próximos Craft Tours!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *