Hacerse el tiempo

Muchas veces me preguntan en que minuto hago todo lo que hago. Que cómo tengo tiempo para preparar leche de almendras o cómo alcanzo a hacer jugo verde todas las mañanas, además de bordar, escribir, cocinar, hacer talleres y sobre todo criar, educar, estar y dar amor a dos niños.

La verdad es que yo creo que todas estas tareas laboriosas, las manualidades, el bordado, el tejido, la cocina, el dedicarse un tiempo, el regalarse tiempo para uno mismo (o para la familia, o para los amigos) no es un tiempo gastado, es un tiempo invertido. Vivimos en un mundo de velocidad donde todo debe ser rápido e inmediato. Si una página web se demora mucho en cargar, nos cambiamos a otra, si una serie de netflix avanza muy lento, nos vamos a la que está llena de acontecimientos por capítulos, si una receta no es ultra mega fácil y rápida, también la abandonamos por complicada.

Yo abandoné las recetas difíciles y largas porque en general tenían que ver con mucha azúcar, crema, mantequilla, puntos de cocción y profiteroles que no se inflaban lo debido. Las cambié por recetas que igual requieren una dedicación y sobre todo organización (brotar, fermentar, activar, son procesos que por lo bajo son de un día para otro), requieren paciencia, cariño y amor por lo que hacemos.

Y yo creo que mientras hagamos las cosas con amor y dedicación, todo fluirá y encontraremos el momento y los ajustes necesarios para poder hacerlo.

Perdemos tiempo en tonteras, espiando las redes sociales, mirando para todos lados, lo externo, lo que está afuera de nosotros, y nos damos poco tiempo para encontrarnos, para ver nuestras necesidades, para decidir por nosotros, para escoger como queremos vivir.

Los invito a tomarse un tiempo, a escoger algo que les gustaría hacer, una sola cosa, e incluirla en sus vidas, aunque sea un ratito a la semana, o día por medio, o todos los días, y ya verán como de a poco van dando más espacio para estos momentos propios, para preparar sus alimentos, para leer ese libro que estaba olvidado, para tomar la aguja y ponerse a bordar… Es sólo proponérselo, las que logramos hacerlo no somos ni pulpos ni todopoderosas, sólo tenemos las ganas y lo decidimos!

Les dejo una receta de batido verde para ver si se motivan y dedican un tiempo extra durante sus mañanas a llenar de energía y a la vez desintoxicar su cuerpo!

Ingredientes:

  • 1 mango, 1 plátano o 1/2 chirimoya (cualquiera sirve, pero que esté maduro!)
  • Un puñado de kale o espinaca
  • Unas ramitas de perejil
  • Un dado de jengibre (agrega de a poco si no te gusta tanto)

Pelar el jengibre, lavar todos los ingredientes, poner en la juguera (o minipymer), agregar 1 taza de agua, licuar bien y listo!

Ahora, a tomarse el tiempo para disfrutarlo:)

2 Comments

  1. BLANCA YOLANDA RUEDA HERRERA

    Hola. Soy Blanca Rueda. Soy Colombiana. Resido en Weehauken / New Jersey. Siempre me he dedicado a trabajar bordando a mano y tejiendo crohet. Hoy ofrezco mis servicios y mi trabajo a quienes esten interesados en adquirir esta clase de obras. Pueden contactarme al 201 668 6351. Gustosa atendere su llamada. Mil gracias.

    • Sra Rueda. De muy mal gusto y mala educación que usted se promocione utilizando el blog de otra persona. Por el contrario debería escribir para felicitar a Trini Guzmán por su bello trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *