Emprendimiento crafter: Cabeza de Alfiler

por Pilar Letelier @cabezadealfilertienda.

En Instagram he compartido harto sobre mí. Si me siguen, quizás ya saben que soy Dentista y que tengo una familia con 2 hijos deliciosos (un poco de cerca la opinión, pero quién no encuentra deliciosos a sus hijos?).

Para las que no me siguen o no han leído mis presentaciones en las redes sociales, les cuento que Cabeza de Alfiler surgió un poco por casualidad y un poco por buscar algo que me llenara en “lo laboral”.

No es que no me guste ser dentista, atender pacientes y meter mis manos en sus bocas (cómo no me va a gustar? Jajaja broma), de hecho me gusta mucho el contacto con los pacientes, pero lamentablemente es una carrera que tiene sus peros… Estos peros me tuvieron bastante frustrada por varios años donde, a pesar de estar feliz por tener a mi marido, y en ese minuto un hijo increíble, sentía que profesionalmente no me estaba realizando en un 100%.

Mi relación con las manualidades empezó desde chiquitita, pero no piensen que fue que mi abuelita me enseñó, a la que le había enseñado su abuela, y así sucesivamente, si no que empezó porque fui a un colegio religioso donde nos enseñaban a ser buenas dueñas de casa, por lo que aprendimos a coser, bordar, tejer, cocinar. En su minuto no me gustaba por un tema sexista, pero hoy día lo agradezco enormemente!! (Gracias Miss por enseñarnos a hacer los pabilos y el canesú (me dan mucha risa estas palabras)). La cosa es que no me sacaba muy buenas notas… siempre se me olvidaba terminar el tejido, o quedaba como para muñeca porque tejía muy apretado o se me olvidaba ponerle los botones. En la Universidad, entre el estudio y el carrete (amo carretear), dejé las manualidades por completo, aunque quizás las tapaduras cuentan.

Cuando lo retomé fue por buscar algo que me entretuviera en la consulta entre pacientes, en los traslados en metro a las clínicas donde trabajo o cuando los pacientes no llegaban a sus horas. Ahí empecé a hacer collages, a pasarlos en tela y a bordarlos con petit point o medio punto cruz. Además, trabajo en una clínica dental que queda en Puente con Rosas, así que estaba al lado de todas las galerías y tiendas del sector, llenas de materiales!

Después de un tiempo descubrí el blog de la sequísima Karen Barbé y me llegó una ola de inspiración y ganas de hacer cosas. Mi suegra me invitó a sus clases (cachen la suegra buena onda) y de a poco me fui embalando cada vez más y quise aprender puntos nuevos y otros tipos de manualidades, así que empecé con el crochet y después el tejido.

Y la tienda surgió por una oportunidad-casualidad. Siempre he vendido cosas y siempre he querido tener una tienda. El año pasado estaba en un minuto donde tenía que decidir si hacer una especialidad de Odontología o hacer algo distinto y se me ocurrió hacer la tienda. La casualidad fue que justo mi cuñada iba a cerrar una tienda de juguetes que tenía, por lo que iba a desocupar el espacio donde está ubicada hoy Cabeza de Alfiler.

Hoy en día creo que fue un real piquero, pero estoy tan feliz de haberlo hecho. Tantas veces nos paraliza el miedo y no hacemos lo que soñamos por miedo al fracaso o por puras inseguridades. Suena algo trillado, pero hay que creer en nuestras capacidades.

Cabeza de Alfiler me ha hecho inmensamente feliz. Siento que soy una mejor persona, una mejor esposa y una mejor mamá, que a pesar de quitarme mucho tiempo que podría pasar con mis niños, me hace sentir tan realizada que el tiempo que paso con ellos es un tiempo más dedicado y feliz. Además he hecho muchísimas amigas con historias tan distintas, pero que comparten este amor por las manualidades.

Category:Emprendimiento Craft

Me encanta todo lo cosido, bordado y tejido. Bordo mucho y me gusta compartir y enseñar mi manera de entender el bordado como una herramienta de expresión creativa. Soy artista y me interesa el desarrollo de la creatividad tanto en mi como en los que me rodean. También pinto murales de gran formato en ESTANPINTANDO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *