Craft tour por Buenos Aires: Casa Raquel

Creo que todas las bordadoras, principiantes y expertas, nos obsesionamos con los hilos, lanasy tijeras.  Siempre “necesitamos” y queremos tener más colores, texturas y tijeras con figuras diferentes y, por supuesto, tener mucho stock de nuestros favoritos. Ir a la calle Rosas, comprar online, darse una vuelta por Revés Derecho es algo que hacemos bastante seguido, pero ¿qué pasa cuando te vas a vivir a otro país?

Desde hace un año vivo en Buenos Aires y cuando llegué lo primero que pensé fue que no iba a tener ninguno de mis hilos favoritos (soy fan del lurex dorado, plateado y con brillos) por todo el tema de la importación y porque está carísimo. Así que después de averiguar un poco, partí al famoso barrio Once, conocido porque tiene de todo. Es como una mezcla de Rosas, Independencia y Meiggs.

Uno de los lugares destacados era Casa Raquel, una tienda muy antigua con un gran stock de productos. Era el paraíso hecho tienda. Ese día recorrí más de 10 lugares, pero volví a Casa Raquel por sus precios y variedad.

Para que te atiendan hay que sacar número o sino no puedes hurguetear ninguno de losestantes, que es lo más entretenido. Partí con uno lleno de cordoncitos de lurex de todos los grosores. Aquí predomina el dorado y el plateado, cuesta encontrar los que son con varios col ores, pero Casa Raquel tiene algunos. También tienen la marca alemana Gütermann y sus hilos metalizados que sirven para hacerle algún detalle al bordado porque, al ser tan finitos, lapuntada no queda con mucho relieve, a menos que la repases muchas veces por encima. Sin duda no tienen la impresionante variedad que ahora hay en Revés Derecho, pero algo es algo.

                
La variedad de bastidores no es muy amplia. Al menos ese día tenían solamente de plástico yde muy pocos tamaños. Hay algunos hilos encerados y lanas. Pero lo mejor es llegar al sector de los hilos DMC. Tienen los hilos Mouliné, que son los clásicos que se usan para bordar, harto perlé, hilo de seda y mis grandes sorpresas: mucha variedad de hilos metalizados y lanita Colbert. Generalmente esa lana se usa para cojines, tapices y cosas de ese estilo, pero en los bordados queda perfecto para dar relieve, mezclar texturas o hacer un nudo francés bien gordo.

Los precios nunca van a ser los que encontramos en Rosas, pero al menos Casa Raquel es bastante más barata que las cordonerías que hay en Palermo, Recoleta y en tiendas que hay en Facebook. Todos los hilos estaban sobre los $1.000 chilenos y los Gütermann pasaban los $4.000.

Hay dos tiendas de Casa Raquel, la mayorista y la minorista. Yo fui a la mayorista que está en Lavalle 2665. La compra mínima es de $100, alrededor de $4.500 chilenos.

En esa misma calle se pueden encontrar retazos de telas lisas y con estampados para bordar.

¿Conocen otra tienda en Buenos Aires que nos puedan recomendar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *