Corazón Crafter: Begoña Abadía

Para nuestro Corazón Crafter de agosto, nos dirigimos un agradable día soleado en bici a la casa de Begoña Abadía, diseñadora y mente inquieta detrás de Fury Art, una de las casas de tatuaje más reconocidas a nivel nacional que en poco tiempo ha conseguido infinitos seguidores en redes sociales por su buen oficio y buen gusto. Un deleite visual para todos los ojos afinados y adeptos a la técnica.

Begoña (28) es diseñadora gráfica de profesión y amante de la moda por vocación. Nos recibe con un lindo sweater blanco, su jardinera con flores y las botas fucsias brillantes tan particulares –que le quiero robar–; una mezcla de texturas y capas de colores que caracterizan el vestir de esta mujer chilena y que traspasan también a sus trabajos y bordados.

Aprendió a bordar hace aproximadamente un año, luego de pasar por periodos de distintos tipos de hobbies: desde la fotografía, hasta la factura de ropa, la Bego nos cuenta que su personalidad dinámica la llevó a experimentar en todo lo que pudiera unir y hacer convivir dentro de un mismo soporte. Hoy encuentra en el bordado un espacio creativo paralelo que además la relaja mucho:

Estaba intrigada por bordar sobre papel, experimenté y me gustó. Anteriormente también había realizado ropa para mi varias veces, entonces me motivó la idea de seguir con algo para mis manos y tomar el curso de Bordado Creativo y Experimental fue el impulso perfecto (…).

Bordando harto me di cuenta que la forma en que trabajo es más desordenada y no tan obsesionada con lo prolijo. Eso te da espacio a que la puntada imperfecta deje su textura y manifieste personalidad, en cambio, cuando coses ropa lo imperfecto nunca queda bien.”

Sus paletas de colores parecieran emigrar de todo lo que la rodea –de su hábitat– hacia dentro del bastidor: su casa está rodeada de elementos brillantes, destaca un libro de mujeres fabulosas de edad del blog “Advanced Style” de Ari Seth Cohen, revistas gordas que resumen las colecciones de invierno/verano de importantes casas de moda que son su inspiración (y perdición) como Valentino, Schiaparelli, Vivetta, Proenza Schouler, Balmain, entre otras y el equilibrio perfecto entre tonos pasteles y colores fuertes de sus adornos.

“Me encanta jugar con los colores, escojo lanas e hilos intento que también mezclen distintos grosores y ahí, según la paleta elegida, sigo intuitivamente mezclando e improvisando. Siempre dibujo previamente la idea o diseño que haya armado” nos cuenta. Con respecto a la composición más es más, pues no deja espacio sin intervenir o fondo a la vista!

Es un todo, donde la decisión cromática se define sobre la balanza en el mismo hacer, pues nunca ha hecho una composición únicamente fría o cálida, es algo que más bien Bego va regulando en el camino: “Si está muy cálido, agrego un poco de celeste y así voy regulando hasta llegar a un intermedio” comenta.

Soluciones visuales que provienen de un imaginario relacionado a los movimientos de diseño de los ’80, siendo el Grupo Memphis su favorito por sus patterns grandes, bloques de figuras y colores planos que se contraponen y conviven en telas de ropa, tapicería, etc… También encontramos una propuesta lineal en otros bastidores, influencia que proviene del mundo del tatuaje: del mundo de su marido Juan Pablo.

Video de su matrimonio, hecho por su amigo Rodrigo Chávez

Bego y JP se conocieron hace aproximadamente 3 años y hace 1 que se casaron. En ese entonces, Begoña tenía su trabajo y ayudaba a JP a ratos. Fue ahí cuando vio en su futuro marido un talento gigante y mucho potencial para profesionalizar su trabajo, tener un buen registro y portafolio, que finalmente la pasión que los unía se transformara en una marca, así fue como se integró definitivamente a Fury Art:

Yo tenia mi pega y en ese entonces a la par le ayudaba con la marca, pero Fury comenzó a crecer y llegó un momento en que JP no daba abasto y necesitaba ayuda… Tomamos la decisión de trabajar juntos, que a la vez coincidió con que yo quería dejar mi trabajo y vimos el potencial de unirnos”, cuenta.

Desde ese lugar es que entonces funcionan como un complemento: mientras JP se ocupa del oficio, de lograr buena calidad y perfección de líneas con el equipo especializado de máquinas y diseños, la Bego aporta su conocimiento para interpretar y bajar las ideas de los clientes a diseños tangibles para lucir sobre su piel, construir día a día la identidad de marca de Fury.

“Creo que mi búsqueda de algún trabajo que complementara mis conocimientos con algo más dinámico y de mayor libertad me llevaron a donde estoy hoy. No sé a donde va terminar esto, ni a donde se va dirigir mi quehacer, ya que no me cierro a las posibilidades que nos da tener una marca fuerte como Fury.” concluye.

______

+ Fotografía, video y postproducción: Valentina Bird
+ Entrevista y texto: Jo Jiménez
+ Canción: "La vie en rose", cover de Josefina y Perez-Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *